La mente se extiende más allá del cerebro

Nota previa a la traducción:
Me he molestado en traducir este artículo para traerlo por varias razones. Trata sobre algo que para mí está más o menos claro desde hace mucho tiempo, y es un gustazo encontrar cosas así de bien expuestas y tomadas en serio por gente seria.

No se alarmen, nada que ver con fantasías o pretensiones aparentemente relacionadas como las de R. Sheldrake, de las que no trataremos aquí. Esto es un asunto práctico que simplemente aborda la necesidad de reinterpretar ciertos esquemas sobre nuestra “relación con el mundo” y sobre la cognición en sí.

Me interesa publicarlo aquí pues está relacionado con el trabajo que hacemos en clase y conceptos como “pensar con el cuerpo” o incluso con la “comunión con el entorno” de esta y otras disciplinas. También da sin duda para debatir con unas buenas cañas…

Enlace al original. ¡Buen provecho!


LA MENTE SE EXTIENDE MÁS ALLÁ DEL CEREBRO

(Keith Frankish en aeon.co)

¿Dónde está tu mente? ¿Dónde se produce tu forma de pensar? ¿Dónde están tus creencias? René Descartes pensaba que la mente era un alma inmaterial, que se encuentra en la glándula pineal, cerca del centro del cerebro. Hoy en día, por el contrario, se tiende a identificar la mente con el cerebro. Sabemos que los procesos mentales dependen de los procesos del cerebro, y que las diferentes regiones del cerebro son responsables de diferentes funciones. Sin embargo, aún estamos de acuerdo con Descartes en una cosa: todavía pensamos en la mente como (en una expresión acuñada por el filósofo de la mente de Andy Clark) brainbound [encerrada en la cabeza], comunicada con el cuerpo y el mundo exterior, pero separada de ellos. Y esto podría ser muy incorrecto. No estoy sugiriendo que la mente sea algo no físico ni dudo de que el cerebro sea fundamental para ella; pero podría ser que (como Clark y otros argumentan) la mente se extienda más allá del cerebro.
Multiple-Brains-1Para empezar, hay razones de peso para pensar que muchos de los procesos mentales están esencialmente encarnados. El punto de vis
ta que acota la mente al cerebro se figura a este como un poderoso ejecutivo que planifica todos los aspectos de la conducta y envía instrucciones detalladas a los músculos. Pero, como el trabajo en la robótica ha ilustrado, hay formas más eficientes de hacer las cosas, que la naturaleza casi seguro que emplea. Los robots biológicamente más realistas realizan patrones básicos de movimiento de forma natural, en virtud de su dinámica pasiva, sin el uso de motores y controladores. El control y el impulso inteligente se logran entonces mediante la supervisión y el ajuste continuados de estos procesos corporales, compartiéndose así la tarea de control entre el cerebro y el cuerpo. Del mismo modo, en lugar de la recopilación pasiva de información para construir un detallado modelo interno del mundo externo, es más eficiente para el sistema de control mantenerse sondeando activamente el mundo (“usar el mundo como su propio modelo”, tal como lo dice el robotista Rodney Brooks), recopilando solo la información suficiente a cada paso para avanzar en la tarea en proceso. Dicha estrategia se basa esencialmente en la actividad corporal.

Además de estar en el cuerpo, los procesos mentales también pueden ampliarse para incorporar objetos externos. Clark y su colega el filósofo de la mente David Chalmers proponen lo que desde entonces se ha llamado el Principio de Paridad, que dice que si un artefacto externo realiza una función que nosotros consideraríamos como mental de producirse dentro de la cabeza, el artefacto es (en el momento) realmente parte de la mente del usuario. Para ilustrar esto, Clark y Chalmers describen a dos personas, cada uno tratando de averiguar dónde encajan diversas formas de un rompecabezas. Uno lo hace en su cabeza, formando y haciendo girar las imágenes mentales de las formas, y el otro pulsando un botón para rotar las formas en una pantalla. Clark y Chalmers argumentan que si el primer proceso cuenta como mental, el segundo también debería. Lo que importa es lo que hace el objeto, no dónde está colocado (comparar cómo una máquina de diálisis portátil puede ser parte del sistema excretor de una persona). La razón es la misma que para la identificación de la mente con el cerebro en lugar del alma; la mente es lo que sea que lleve a cabo las funciones mentales.

El Principio de Paridad no se aplica sólo a procesos que de hecho podamos realizar en nuestras cabezas. Piensa en hacer una división larga con lápiz y papel. Pocos de nosotros podemos hacer esto de cabeza, manteniendo todas las etapas en la memoria, pero si pudiéramos, sin duda lo consideríamos como un proceso mental, por lo que -aplicando el Principio de Paridad – debemos considerar también el proceso con lápiz y papel como proceso mental. Una extensión también puede ser una mejora.

El lenguaje es un medio particularmente poderoso de extensión y mejora, sirviendo, en palabras de Clark, como un andamiaje que permite que el cerebro biológico pueda lograr cosas que no podría hacer por sí mismo. Símbolos lingüísticos proporcionan nuevos focos de atención, lo que nos permite realizar un seguimiento de características del mundo que de otro modo se nos escaparían; y las oraciones estructuradas destacan relaciones lógicas y semánticas, lo que nos permite desarrollar nuevos y más abstractos procedimientos de razonamiento (como en la división larga). Con la pluma o el ordenador portátil podemos construir patrones extendidos de pensamiento y razonamiento que nunca podríamos formular con nuestros cerebros desnudos. En la escritura no estamos simplemente grabando nuestro pensamiento, sino haciendo ese pensamiento (como el físico Richard Feynman observó una vez: “Realmente hice el trabajo en el papel”).

Clark y Chalmers proponen que estados mentales como las creencias, también pueden estar ubicados externamente. Se imaginan un personaje, Otto, que tiene la enfermedad de Alzheimer y usa una libreta para almacenar la información que necesita para guiar sus actividades diarias. Cuando tiene que recordar una dirección, Otto consulta su libreta en lugar de su memoria biológica, y Clark y Chalmers sugieren que la libreta contiene, literalmente, su creencia acerca de la dirección. Funciona como una memoria externa (como un pendrive) comunicada con el resto de la mente de Otto través de una interfaz de percepción. Clark y Chalmers subrayan que la conexión debe ser estrecha para que la libreta tenga este estatus: Otto debe llevarla con él constantemente, debe ser capaz de acceder a su contenido con facilidad, y debe confiar en lo que está escrito allí (por lo tanto, los contenidos de los libros de referencia almacenados en los estantes en su casa no cuentan como creencias suyas). Por supuesto, la creencia en el cuaderno de Otto no es consciente (hasta que Otto consulta el libro), pero tampoco lo son las creencias almacenadas en nuestro cerebro hasta que pensamos en ellas.

Como apunta el filósofo de la mente Daniel Dennett, muchas personas mayores están en la posición de Otto, apoyándose en una serie de señales repartidas por su casa para guiarse a través de sus rutinas diarias, recordatorios de lo que deben hacer, cuándo y cómo. A medida que sus recuerdos fallan, los han descargado en el entorno externo, y tomarlos de sus casas es, como Dennett dice en “Tipos de mente” (1996): ‘literalmente, una separación entre esos recuerdos y gran parte de sus mentes -potencialmente tan devastadora como una cirugía cerebral’.

gadgetsPodrías preguntarte por qué debemos pensar en extender la mente a otros cuerpos y objetos, en lugar de simplemente interactuar con ellos. ¿Hay alguna diferencia? Una respuesta es que, en los casos descritos, el cerebro, el cuerpo y el mundo no están actuando como sistemas separados que interactúan, sino como un sistema acoplado, bien engranado por complejas relaciones de retroalimentación, y que tenemos que mirar el conjunto a fin de entender cómo se desarrolla el proceso (vale la pena señalar también que el propio cerebro es un conjunto de subsistemas acoplados).

Por supuesto, pensamos en nosotros mismos como situados en nuestra cabeza. Pero eso es debido a la forma en que nuestro sistema de percepción modela el mundo y nuestro lugar en él (reflejando la ubicación de nuestros ojos y oídos), no porque nuestro cerebro esté ahí. Imagina (si no es demasiado horrible) que tu cerebro vivo se retira temporalmente del cráneo, con las conexiones nerviosas intactas, con lo que podrías sostenerlo y mirarlo. Te seguiría pareciendo estar en tu cabeza, a pesar de que tu cerebro estaría en tu mano.

Si la mente no está limitada por el cerebro o en la piel, ¿dónde acaba? ¿Cuál es la línea divisoria? La respuesta corta es que no hay tal línea -no una sola y estable, en cualquier caso. La mente se expande y se contrae. A veces (en el pensamiento silencioso, por ejemplo) la actividad mental se limita al cerebro, pero a menudo se realiza un bucle hacia el cuerpo y el mundo exterior. Es una cosa resbaladiza, que no puede ser contenida.


chalmers[Para los que escuchen bien en inglés dejo aquí una charla del citado Chalmers hablando sobre el concepto de “mente extendida”]

Por qué competir

Escribir es como respirar: hay que detenerse a inspirar y procesar de vez en cuando antes de acabar emitiendo lo mismo de forma compulsiva. Estos meses de parón lo han sido para este blog, pero han sido de mucha actividad para mí.

Pronto anunciaré el nacimiento de una nueva página donde centrar la actividad deportiva del recién nacido Club Deportivo “Shuilian Dong”, a través del cual se gestionarán las actividades y formación del Departamento de Taichi de la Federación Murciana de Lucha que represento.
Este blog será así más libre de acoger otras inquietudes.

En los meses anteriores además de preparar todo lo anterior, he estado compitiendo un poco, para coger algo de experiencia en competiciones formales de tuishou, con árbitros cualificados y esas cosas. Primero, el II Open Internacional de Tuishou que organizaron estos amigos de Guadalajara y colaboradores, agrupando participantes de diez países. Me traje una estupenda experiencia, deberes para casa, nuevos compañeros, más tarea para casa y esta medallica, que no será lo importante per se pero sí que anima un poco.

Aquí un vídeo muy cuidado de los que hicieron con momentos del evento.

IMG-20160423-WA0006Y el 23 de abril, bronce en forma y plata en tuishou en el II Open de Valladolid, organizado por La Asociación Nacional de Kuoshu en colaboración con el C.D. Kundaly y otros.

Una vez más, nuevas experiencias, encuentros con viejos y nuevos amigos, y cosas para pensar y seguir trabajando. Y cómo no, algunas reflexiones sobre el asunto de la competición…

COOPERACIÓN Y COMPETENCIA

Contamos con ambos instintos complementarios, que determinan nuestra vida social de primates pelones. Juntos funcionan bastante bien cuando andan en equilibrio, signifique eso lo que signifique. El epítome de esta conjunción es el juego, donde todos los animales que jugamos medimos habilidades a la vez que las desarrollamos y además aprendemos, entrenamos y socializamos.

Por supuesto que también existen juegos puramente cooperativos en los que nadie ha de perder, como el mismo tuishou en su variante de entrenamiento de parejas, no en la variante deportivo/competitiva de que he hablado. Son cosas diferentes.OPEN I Exponerse a oponentes no alimenta el ego a no ser que uno no fuese derrotado nunca, y desde luego para nada es ese el caso. También hay que decir que no se pretende ver si uno es mejor que otro, sino que son las habilidades las que se miden.

La forma mas eficiente de alimentar ese ego sería rodearte de gente que te diera siempre la razón, no de personas que sepan más que tú y te pongan a prueba. Lo que buscamos son fallos para ir mejorando, no aprobación a toda costa con el único fin de sentirnos bien. Intentar conocerse no significa que todo lo que encontremos nos vaya a gustar. Habrá descubrimientos desagradables. Pero a todo lo que uno se encuentra en esa búsqueda interna se le puede encontrar un lugar en el propio puzzle y eso conviene si lo que se busca es visión de conjunto.

Pero si uno quiere creerse el mejor en algo, nada tan efectivo como huir de los que sepan más, y así es muy difícil aprender. El taoísmo como la ciencia, en cambio, parten de buscar una forma lo mas neutra posible de observación. Una competición reglada aporta lo que se llama revisión de pares.

La cooperación y la competencia no son cosas separadas sino complementarias. Cuando participamos en un deporte que sí sea competitivo, por competitivos que seamos nosotros también estamos colaborando, pues nos ponemos de acuerdo en unas reglas. Por eso un deporte de contacto nunca será lo mismo que una pelea real.

En cuanto al desarrollo personal, en las distintas variantes del tuishou se da una experiencia corporal directa de persona a persona muy enriquecedora. Cuando se compite, los dos han de poner su parte del agresor. Esto es mas evidente en artes orientadas a la pura defensa como el Taijiquan, donde cada técnica supone un ataque previo. Si ambos contrincantes estuvieran a la defensiva no se daría combate alguno, nos iríamos de cañas y listo. ¿Por que “combatir” entonces? ¿Por que enfrentarse a golpes, tirones, frustración y derrota?

Pues porque sin un conflicto siquiera simulado el humano se aburre, de modo que inventamos juegos. Hay multitud de variantes para elegir. El tuishou es uno estupendo en que con mínimo riesgo de lesión se pueden poner a prueba habilidades básicas y las herramientas de autocontrol adquiridas. Enfrentarse a la propia forma de gestionar el conflicto ayuda a conocerse, aporta un conocimiento útil para la vida en general.

Tuishou en Murcia

yijuanjoTengo el gusto de convocar a todos los practicantes de Taichi Chuan y artes marciales en general a los próximos encuentros abiertos y gratuitos de Tuishou (empuje de manos), a celebrar cada segundo domingo de mes en el Jardín del Malecón, en Murcia.

Tanto si quieres empezar como si quieres profundizar, jugaremos y aprenderemos juntos de esta práctica imprescindible en el taijiquan. Evento en Facebook aquí, con toda la información. Os animo a difundirlo entre todos los que puedan estar interesados.

El siguiente será el 17 de abril, de 11:00 a 13:00 horas. El segundo fin de semana estaremos con el maestro Manolo Mazón y los que quieran venir en este seminario, para el que podéis prepararos conmigo si lo queréis aprovechar al máximo:

A través de diferentes métodos en parejas (Tui Shou aplicado) iremos comprendiendo los movimientos más característicos que se hacen en el Tai Chi Chuan (látigo simple, cepillar la rodilla, tocad el laúd, etc.), también aprenderemos algunas posibles aplicaciones de estos movimientos, lo que nos ayudará a dar sentido a las formas que practicamos, sea cual sea el estilo que trabajemos.

El trabajo en parejas en el Tai Chi Chuan es imprescindible para su comprensión y profundización. El trabajo en parejas se convierte en el banco de pruebas donde poner en práctica lo aprendido en nuestro trabajo individual, de tal manera que cada uno se enriquece del otro, terminando de formar el círculo del Tai Chi. Dicen los clásicos: “Haz la forma como si estuvieras haciendo Tui Shou y haz Tui Shou como si estuvieras haciendo la forma”

(Un vídeo corto y otro más sobre lo que hacemos en estos talleres)

Seguiremos promoviendo y difundiendo estos talleres para cubrir el hueco que hasta ahora ha venido habiendo en el taichi de Murcia. No hay excusa para no venir a comprobar si sabemos realmente manifestar esas energías de que tanto hablamos.

En esta misma web iré poniendo algunos eventos relacionados con este u otros aspectos del taijiquan interesantes de que tenga noticia por toda España. Las ocasiones son abundantes para quien las busca.

Foto del encuentro en Valencia de este 30 de enero, con Francisco Jiménez, Luciano Vida, Johan Duquet, Ignacio Sanz, Javier Arnanz, Marcelo Constantti... y un montón de gente encantadora.

Foto del encuentro en Valencia de este 30 de enero, con los grandes profes Francisco Jiménez, Luciano Vida, Johan Duquet, Ignacio Sanz, Javier Arnanz, Marcelo Constantti… y un montón de gente encantadora.

 

La lavadora loca o la risa en el tuishou

Mirando tonterías en youtube me encuentro con esto que comparto con vosotros:

Creo que hace gracia porque parece que está viva y además loca. Parece viva porque es un sistema combinado de unas fuerzas dentro de otras e influenciadas a su vez por otras… y hay un punto imprevisible de aleatoriedad en el ladrillo suelto, un elemento que se mueve libremente dentro de otro que gira sobre un eje… y esto dentro de una estructura rígida y todo ello sobre una base elástica. Todas esas son fuerzas que en taijiquan intentamos alinear apuntando a un punto concreto, fijando unas partes, rotando otras…

czh

Esto es lo que pasa cuando se enfoca la fuerza del empuje…

Cuando las fuerzas se dirigen a un sitio y a la vez se limitan otras salidas, salen concentradas, como estas olas que avanzan en cuña por la grieta hasta salir disparadas a muchos metros de altura.

La lavadora parece que está loca porque no controla, no apunta esas fuerzas hacia ninguna parte definida, por lo que chocan y se dispersan de cualquier manera. Sin una intención clara y una alineación correcta, por muy bonitas que hagamos las formas, somos tan estables como esa lavadora. Practicando con alguien que sabe, a todos se nos escapa una risita al sentir que estamos a merced de fuerzas que no hemos controlado aún.

Cuando el maestro te mueve -o quieres moverle y eres tú el que se mueve-, a veces es como ver un espectáculo de Tamariz: sabes que hay un truco pero no puedes ver cuál. Te sientes como una lavadora loca sobre una cama elástica. Y te tienes que reír. Hermosa forma de “competir”.

(Estamos formando grupo abierto para la práctica libre del tuishou en Murcia, no te cortes en contactar si te interesa, te aseguro que te divertirás y aprenderás cosas, practiques o no algún arte marcial)

Canto Armónico 2016

Por supuesto lo primero felicitaros a todos y agradeceros el interés. Seguimos por aquí cocinando proyectos e ideas, compartiendo eventos y conociendo gente estupenda, que ya sabéis quiénes sois.

Y sin más vueltas os presento el primer taller del año. Vuelve, por petición de los que se lo perdieron, la segunda edición del taller de canto meditativo, que ya introduje en aquella ocasión hablando sobre la voz y la meditación sin florituras ni promesas exageradas. A lo que dije ahí poco tengo que añadir, salvo una improvisada grabación que hice jugando a modo de muestra para quienes no tengan ni idea de la técnica vocal a que nos referimos. Digamos que canto dos notas, pero suenan más…


Cuento con vosotros para esta nueva cita el próximo día 16, aquí. Con todos, meditadores y cantores, aficionados y curiosos, amigos y futuros amigos.

Cartel Taller canto 2016

Tuishou con Manolo Mazón Diciembre 2015

El maestro Manolo Mazón vuelve a Murcia, para ofrecernos un seminario de fin de semana.

Cartel taller tuishou Manolo Nov 2015n

(Pincha en la imagen para verla más grande. El código QR remite a este post)

No hay excusa para no venir a probar si hay algo de interés o curiosidad por el taichi y su efectividad. Y en especial la del empuje de manos como entrenamiento, pues el viernes 11 tendremos un taller gratuito.

Será en el mismo sitio donde los viernes puedes venir a clases regulares, en La Flota (pincha aquí para ver plano– Evento en Facebook aquí).

Si tienes dudas sobre si asistir al seminario completo, quedarán despejadas. En cualquier caso queremos difundir el empuje de manos en sus diversas variantes por sí mismo y como entrenamiento imprescindible para la comprensión de los principios de que tanto hablamos en taichi chuan. La teoría y los vídeos ayudan, pero tocar a un maestro como Manolo no se puede explicar por escrito ni por vídeo…

IMG-20151121-WA0015En el seminario, sábado y domingo, iremos desgranando los diferentes movimientos que se hacen en el taichi chuan, más específicamente en el estilo yang, aunque lo aprendido se podrá extrapolar al estilo que cada uno practique.

Principios fundamentales y energías básicas (peng, lu, ji, an…), así como un uso real de los continuos cambios de yin a yang y al contrario. Haremos mucho trabajo en parejas que nos ayude a comprender los diferentes movimientos, a sentirlos y darles sentido, lo que redundará en la mejora de la práctica de la forma sea del estilo que sea. Para todos los niveles.

Se otorgará certificado de asistencia. Horario:
Sábado de 10.00h a 13.30h y de 16.00h a 19.00h
Domingo 10.00h a 13.30h
Lugar: Avenida Abenarabi, 4 (parque) Murcia. Ver plano pinchando aquí.

Precio: 80 €, número de cuenta IBAN ES48 2096 0205 8131 5098 2630  (para evitar gastos de comisión, avisar del ingreso)

Para más información y reservas puedes escribirme a mí o a Manuel Mazón a:
manolomazon@gmail.com ó Whatsapp 609 82 86 42
Realizar la reserva lo antes posible. ¡Plazas limitadas!

Enlace al evento de Facebook, aquí. ¡Comparte, gracias!

Poderes mágicos normales II: Viajar en el tiempo

(Ver “Poderes mágicos normales I: Lectura de pensamiento“)

espiral tiempo Viajar en el tiempo. Otro poder muy deseado y con el que se fantasea mucho en la ciencia-ficción. En el mundo real, este poder es de lo más normal, aunque como siempre con las limitaciones que tanto gusta de imponernos la naturaleza. Pero dentro de eso es fácil. De hecho no hay que hacer absolutamente nada.

Para cualquiera que se fije, resultará obvio que todos viajamos en el tiempo siempre, continuamente. Con el detalle de que sólo lo podemos hacer hacia adelante y poco a poco.

El futuro es algo que cada cual alcanza a un ritmo de sesenta minutos por hora, haga lo que haga
y sea quien sea.

(Clive Staples Lewis)

Como siempre, la inquietud viene de querer más, de nuestra insatisfacción. Pero quisiera fijarme ahora en otra cosa. Aparte de ese inconformismo tan humano que siempre nos lleva a buscar algo más, quizá se dé también cierto exceso de confianza en lo que seríamos capaces de hacer con ese plus de poderes si pudiéramos adquirirlos. Confianza infundada a todas luces, viendo qué es lo que hacemos realmente con los que ya tenemos.

Si no supiera tomar curvas como las toma, ni elegir presas, ya podría correr a 1000 mph...

Si no supiera tomar curvas como las toma, ni elegir presas, ya podría correr, ya…

En este caso cabe preguntarse: ¿Cómo no chocaríamos al ir más deprisa, si ya es muy difícil dejar de chocar contra todo a la velocidad a la que vamos? ¿No sería más cabal asegurarse de controlar semejante barco antes de aumentar la velocidad?

Un barco o no sé qué otro poderoso vehículo imaginar para la alegoría, dado que cada pequeña decisión de una vida puede producir cambios enormes e impredecibles al interaccionar con el entorno. Aprender a pilotar nuestra vida es un trabajo para todo el tiempo que esta haya de durar. Y antes de querer gestionar todas esas interacciones conviene simplemente observarlas, para apreciar la complejidad antes de echar a correr dando por supuesta una ruta que desaparecerá sin piedad conforme avancemos.

A medida que un organismo aumenta su complejidad, el ritmo de lucha y consumación en la relación con su medio tiene variaciones y prolongaciones, y llega a incluir dentro de sí una interminable variedad de subritmos. Los designios de la vida se amplían y se enriquecen, la satisfacción es más compacta y tiene matices más sutiles.

(John Dewey)

La opción habitual en la ciencia-ficción no es ir más deprisa, sino directamente saltarse intervalos y aparecer en otro momento. Eso -lo siento- tampoco se puede, además no sería “viajar” sino teletransportarse, así que prefiero centrarme en cómo manejar esta “velocidad” que nos viene dada.

Ese ver cómo se menea, camina, surfea uno el mundo conforme este bulle sin descanso, ese adaptarse al tiempo y formar parte de este con sus pulsos y sus racimos de eventos y sus aparentes vacíos, todo eso es ritmo. El ritmo es importante para andar, hablar y respirar. Para el sexo y para el trabajo. Para todo lo que tenga relación con el tiempo. En las artes marciales y en los deportes de contacto, hablamos de timing: hay que sentir el ritmo propio y el del oponente para seguirlo o romperlo según convenga.

ali timingAprender a pilotar no necesariamente debe de centrarse en la velocidad. Y menos en el caso del tiempo dado que podemos percibirlo diferente, pero no controlar el acelerador más que sintiéndonos parte de más y más eventos. Aun siendo deterministas nos queda el hueco de poder tomarnos ese pilotar como elegir hasta donde se pueda la parte que se habrá tenido en lo que está por suceder.

Apoyarse en cadencias (las rutinas de una disciplina, el respeto por los ciclos y curvas del entorno y nuestro propio mecanismo, los ritmos sociales…) es una habilidad que ahorra energía. Puedo tomar la decisión de subir en cada uno de los escalones (cosa agotadora que curiosamente hacemos cundo estamos cansados), o bien decidirlo y ponerme en marcha en el primero y subir los demás como un solo movimiento, aprovechando para cada escalón el impulso del anterior.

Puedo pensar y calcular para cada movimiento o sólo mecerme, y sustituir un afán imposible de control constante por concisos ajustes en medio de un no hacer. Como una nave espacial que sólo enciende un instante los motores para corregir trayectorias, pero avanza la mayor parte del tiempo dejándose llevar. O como nadamos a brazadas pero siempre sustentados por el agua.

Un exceso de confianza en esa inercia nos llevaría a estrellarnos, y un exceso de cálculos y decisiones a la parálisis o a la ansiedad, porque inevitablemente seremos incapaces de controlarlo todo.

En cualquier arte y en cualquier ciencia no debe ignorarse el ritmo.

(Miyamoto Musashi)

Pero no nos compliquemos. Desde un punto de vista más simple, es tan sencilla la cosa como escuchar. Sólo escuchar para bailar y cantar, porque hagamos lo que hagamos de una u otra forma todo es ritmo. De eso va el vídeo que os ofrezco.

Disfrutadlo, importante activar el audio.