Atención y focalización

Decíamos que el estado de paz interior (entendido como un estado de confort y de control del estrés, seguridad, etc) no es algo irreal, o no tiene por qué serlo. Practicar regularmente la atención plena -sea como ejercicio de higiene mental o para controlar el stress diario, la propia forma de pensar y de implicarse emocionalmente con los pensamientos- es lo que da resultado y esa práctica debería ser el eje del trabajo, aunque se sustente sobre una u otra teoría. La coherencia será lo que le dé validez.

"La muerte de Sócrates", de Jacques-Louis David

“La muerte de Sócrates”, de Jacques-Louis David

Como siempre, todo trabajo personal se puede interpretar de forma más o menos religiosa, según el punto de partida de cada cual. Sin embargo, una explicación fisiológica es completamente plausible. Por ejemplo, la respiración abdominal estimula el nervio vago, con lo que se libera acetilcolina al corazón y este disminuye su frecuencia.  El control postural ayuda a romper el círculo vicioso de una respuesta simpática aumentada (elevación de los hombros, exceso de tensión en la musculatura cervico-facial, etc). Y en los efectos a largo plazo, la propia adaptación del cerebro: el trabajo de la neurocientífica Sara Lazar muestra cómo la meditación de hecho puede no solo reducir síntomas relacionados con el insomnio, la falta de concentración, la ansiedad y el estrés, etc, sino que puede producir cambios físicos en regiones cerebrales clave para la memoria, la empatía y el equilibrio anímico.

thicker cortical areasHay que decir que los datos clínicos, fisiológicos, etc, son importantes, necesarios sobre todo para los facilitadores, para asegurarse de que uno hace algo útil y no peligroso y para saber qué resultados reales se pueden esperar, y se hacen necesarios para evitar caer en manos de indeseables, pero no son la práctica en sí. A la hora de practicar es mejor pilotar desde la subjetividad (por ahí hasta se han inventado el verbo “vivenciar“): esos datos de antes no es fácil que por sí mismos produzcan las sensaciones que nos guiarán en la práctica. Por ejemplo, saber que es perjudicial para la salud no es suficiente para dejar de fumar, explicar cómo funcionan los erectores de la columna no es más útil en una clase de pilates que inculcar una actitud postural de seguridad… Esto explica la necesidad del mito como mapa.

Por eso mientras se medita, quieto o en movimiento, no se teoriza, ni siquiera se ha de valorar la opinión.el-arbol-no-te-deja-ver-el-bosque_-680
La meditación entrena la capacidad de focalización y/o la de desfocalización: no sólo aprendes a “mover el foco” (apuntar a algo y mantener la concentración), me refiero a ampliarlo: se baja el gasto en filtraje e interpretación dejando más recursos a la percepción de los fenómenos, con lo que “caben más” de estos. La atención es más limitada en amplitud cuanto más detalle se busque, así como pasa con la cognición.

FocusDesde el punto de vista del Zen, Dokushô Villalba pone como ejemplo las luces de un cine. Digamos que tenemos una corriente limitada: podemos iluminar toda la sala del cine con la intensidad justa para que la gente encuentre su sitio, o aplicar toda la corriente en un foco hacia la pantalla, viendo así sólo la pantalla, pero con toda nitidez. Cuando fijamos toda la atención en una sola cosa y usamos los recursos de la mente para entenderla e interpretarla, el resto pasa desapercibido.

También se aprende a no confiar demasiado en lo que creemos haber percibido, y a ser humildes con respecto a lo que se nos puede haber escapado, y como resultado de todo ello a ser menos vulnerables a las manipulaciones de quien conoce esos mecanismos (y los pone al servicio del lado oscuro), y a disfrutar del juego sano con que podemos aprender a conocernos.

2 thoughts on “Atención y focalización

  1. Pingback: Después del retiro de julio... - Magia NormalMagia Normal

Deja un comentario si lo deseas