Ecuanimidad vs. Superstición (II de III)

(Leer primera parte)

Nos habíamos quedado eligiendo entre dos opciones. Pero es una elección trampa, porque como decíamos la naturaleza sigue su curso lo aceptes o no. Porque esto no es la película de Matrix.

Quiero decir, puedes tomar la opción de desentenderte de la evidencia y ver sólo la parte que te guste y creer lo que te guste creer. Y esa, la de quedarse con lo que más rico le estaba, sería la opción que tomaba este señor.
matrix_steak
No te confundas, porque te ofrecerán golosinas llamándolas liberación, pero la libertad no siempre tiene buen sabor.

Y fuera de la peli es peor aún: la comodidad relativa de esa opción no va a generar un mundo propio completo en el que ser tú. Simplemente va a generar problemas en el mundo que compartimos todos.

Creer lo que te gusta, escuchar sólo a quien te dice lo que quieres oír obviando los claroscuros de la naturaleza humana puede hacerte confiar en mensajes que quizá suenen bien pero que habría que mirar con cuidado porque pueden llevarte a un resultado final indeseado.

También dijo "Bien puede haber puñalada sin lisonja, mas pocas veces hay lisonja sin puñalada"

También dijo “Bien puede haber puñalada sin lisonja, mas pocas veces hay lisonja sin puñalada”

De modo que realmente no hay elección. Un enfoque que quiera llamarse holístico, debería contemplar los hechos desde todos los puntos de vista. Pero puntos de vista sobre hechos. Y nuestras debilidades son algo que está ahí y es necesario contemplarlas para poder reconocer limpiamente las fortalezas. Hay un yin y un yang, si lo preferís así, de lo contrario la visión es incompleta.

Necesitas esa visión ecuánime para poder pilotar tu vida sabiendo por dónde vas. No ver las cosas es estar ciego, tanto si lo que no veo son obstáculos como si son las personas a las que atropello. “Iluminar” no es más que ver las cosas, más allá de preferencias. Aunque verlas no te garantice resultados -por eso se dice que “hay que utilizar la iluminación, para que ella no te utilice a ti”.

Para los amigos del yoga, el discernimiento (Viveka en sánscrito) es descrito desde el Vedanta como la “capacidad de distinguir entre lo real y lo ilusorio” o como la ”capacidad de intervenir o de actuar en un presente no inventado. Así que no utilicemos un conocimiento superficial y sesgado de la filosofía oriental para justificar un egoísmo neoliberal o supersticioso.

Dejarse llevar por el término “espiritual” cuando se habla de emociones puede llevar a delegar, sacándolas de este mundo. Y eso es trampa porque puede producir una falsa ilusión de coherencia. Un caballo no puede mover fuera del tablero. Y si te lo permites, no sabrás realmente jugar.

Si me dices que prefieres ver el tao o el zen o la ciencia como quieras verlos, inventando la definición a tu conveniencia sin atreverte a intentar entender qué quieren decir, y que nadie debería decirte estas cosas porque es limitarte etc… simplemente estás jugando a otra cosa. No lo tomes a mal, pero sigues poniéndote en medio y te tapas la vista.

A veces lo que buscas no está donde esperas

Si dependéis de libros de izquierda o de derecha, o de libros sagrados, entonces dependéis de meras opiniones, sean ellas las de Buda, de Cristo, del capitalismo, del comunismo o de lo que os plazca. Son ideas, no la verdad. Un hecho nunca puede ser negado. La opinión acerca del hecho puede negarse. Si podemos descubrir cuál es la verdad en este asunto, podremos actuar independientemente de la opinión.

(J. Krishnamurti, en “La libertad primera y última”)

 

EL MAESTRO-MARIPOSA

Zhuangzi-Butterfly-Dream
Esa peli que decíamos, Matrix, es quizá impresionante para quien no se haya topado con “La vida es sueño”, o con cualquier otro de los otros cientos de relatos similares, incluyendo otros productos modernos como “Sombras” de Dean R. Koontz o “Abre los ojos” sin ir muy lejos, o ejemplos clásicos como la historia del sueño de Zhuang Zu:

Cierta vez soñé que era una mariposa: revoloteaba como los pétalos en el aire, me sentía feliz de hacer lo que quería y y no me preocupaba de mí mismo. Pero héte aquí que no tardo en despertar, me palpo sin perder un instante, ¡y yo era Zuang Zu!
Y me pregunté: ¿soñaba Zhuang Zu que era la mariposa, o era la mariposa la que soñaba que era Zhuang Zu?

Es un cuento muy antiguo que no justifica el solipsismo. De libro XVII del mismo Zhuang Zu:

Chuang Tzu y Houei Tzu conversaban mientras atravesaban un puente sobre el río Hao. Chuang Tzu, dijo:
– Mira como las carpas nadan a su antojo, ésta es la alegría de los peces.
Houei Tzu le respondió:
– Si no eres un pez, ¿Cómo sabes en qué consiste la alegría de los peces?
A lo que Chuang Tzu contestó:
– Si tú no eres yo, ¿Cómo sabes que yo no sé en que consiste la alegría de los peces?

Un ejemplo de cómo se pervierte el conocimiento en ambas variantes con una sola falacia

Un ejemplo de cómo se pervierte el conocimiento en ambas variantes con una sola falacia

Los demás siguen estando ahí. No somos partículas aisladas (aprovecho para decir que por eso mismo no se pueden justificar nuestras creencias sobre el mundo cotidiano con malentendidos cuánticos: ese “observador” que modifica el estado, a que tanto se alude, no es más que cualquier otra partícula que se cruce en el camino. Como también se diría desde el zen: la realidad se mide y define a sí misma constantemente, se expresa en forma de acción directa).

El discernimiento que decíamos afecta a lo particular y a lo general, pues ambas cosas van ligadas. Puedo gracias a él inventar cosas nuevas así como evitar ser títere de los intereses de los que me quieran engañar. Que tristemente existen y abundan (en lo “oficial” y en lo “alternativo”, siento daros la noticia).

Por ejemplo, puede estudiarse física o fantasear con ella sin tener ni idea, pero de esta última forma seguiríamos en la Edad Media.  Del mismo modo, puede practicarse taijiquan de verdad o “de juguete”.

Y si habéis llegado hasta aquí, superando tanta “negatividad” unos, y tanta cita orientaloide otros…
¡Felicidades, porque aquí es donde empieza la magia!

…  (Leer tercera y última parte)

9 thoughts on “Ecuanimidad vs. Superstición (II de III)

  1. Pingback: Taoísmo crítico vs. religión (I de III) - Magia NormalMagia Normal

  2. Humm..una apreciación: habría que ser escéptico hasta con el escepticismo. Puedes tomar cualquier camino, y cualquier camino te llevará a alguna parte. Y en esa parte bien que te puedes instalar y vivir tu vida, sin más. Y esa vivencia será tan válida como el resto de las vivencias del universo, porque al fin y al cabo, todo está contenido en el Tao.
    Y una sugerencia: el señor Jean-Pierre Garnier- Malet, autor de la teoría del desdoblamiento del tiempo, escribió un libro titulado ” cambia tu futuro por las aperturas temporales” . No se si lo habrás leído, si no es así, te lo recomiendo ( se puede bajar gratis en no recuerdo que web). A mi me produjo un vértigo mental del que aún me quedan secuelas, porque no esperaba algo así de un científico semejante ( te mete de lleno en un multiverso, en el que tu puedes cambiar las cosas a tu antojo, saltando de un tiempo a otro, de un universo a otro), y una de esas secuelas es que ya no puedo evitar ser escéptica hasta con la existencia de mi sombra. Pero al mismo tiempo, he de decir que lo que menos me cuesta es abrazarlo todo, y a todo darle la bienvenida ( sentimientos, conocimientos, hechos verídicos, parafernalias múltiples…). Porqué no, si ya se han instalado. Mientras no me olvide de que estoy viva.
    Me encanta el ejercicio mental que supone el leerte. Gracias!

    • Sí, el libro lo conozco y me parece una paja mental de ciencia ficción, y me parecería bien si lo ofreciera como tal. Si te gusta el género te recomiendo la novela “Dune” (que es el primero de seis si te quedaras con hambre).

      Sobre lo demás, bueno, responderte me da pie a otro post entero, así que muchas gracias. Pero así en breve te puedo decir que sí, todo vale, en el mismo sentido en que no se puede decir que nada, ni siquiera lo artificial, puede no ser natural porque la naturaleza es “lo que hay”. Pero no buscamos “cualquier vida”, ¿o sí?. Yo ofrezco un trabajo consciente, dejarse llevar es una opción diferente.

      • Uyyy, que ganas de responder que tengo.
        Bien, he leído Dune ( todos, me gusta la lectura: ensayo, novela histórica, ciencia ficción, científica…) y comparar ese libro con este me pareceeeee…no se que me parece, pero te lo digo en francés: je suis etonnée. El ejemplo del libro te lo había puesto para ser extremista en cuanto al escepticismo hasta con las mentes más científicas. Tendría más ejemplos que ponerte: Stephen Hawkings también desvaría en ocasiones con sus predicciones futuristas, Einstein asumía una cuestión de fe como algo irrefutable, Elisabeth Kubbler Ros veía angeles al final de su vida…
        De acuerdo contigo en que hay muchas, variadas y diferentes opciones de vida, desde las tribus indígenas del profundo Amazonas a lo que te parezca lo mas civilizado que pisa la faz de la tierra. Y no es que busquemos o no cualquier vida, es que la mayoría de veces, la vida que tenemos es la que es ( por nacimiento, cultura, familia, creencias..). Eso no impide que cada cual alimente su propio crecimiento con las herramientas que tiene a mano, o incluso decida irse a la otra punta del mundo a buscar esas herramientas. Todos los caminos son igual de válidos, aunque no todos conduzcan al lugar más idóneo.
        Pero tengo que decirte, que en el fondo, todo es una ilusión, y te pongo una frase ( de K. Rinpoche) con la que me levanto a diario, y que me ayuda en mi vida y en mi profesión, a entender al “otro”, lo que al fin y al cabo es a lo que aspiro, pues no vivo aislada en esta tierra y mi crecimiento personal va ligado ineludiblemente a entenderme con lo variopinto del universo que me rodea:
        ” Vivimos en la ilusión y apariencia de las cosas. Existe una realidad, pero no la conocemos. Cuando lo entendamos, veremos que no somos nada, y al ser nada, somos todo. Eso es todo”.
        A lo mejor hasta hablamos de lo mismo, sin entendernos por culpa del lenguaje.
        Un abrazo, Miguel, y gracias por estimular mi dialéctica.

  3. Pingback: Ecuanimidad vs. Superstición (II de III) - Filé Aesir

  4. En cuanto a la pregunta que dejas entrever con la cita de Zhuang Zu ¿Cómo sabemos que no estamos soñando? Mi respuesta sería: porque la naturaleza no cambia. En el sentido de que sus leyes físicas, o su código fuente, permanece invariable. En un sueño, por ejemplo, podría viajar de una parte a otra del planeta en un instante, pero la leyes físicas del tiempo me lo impiden. Por eso sé que ahora estoy despierto.

  5. Pingback: Noospora – Ecuanimidad vs. Superstición (II de III)

Deja un comentario si lo deseas