El Héroe de tus sueños has de ser tú

En todo el mundo habitado, en todos los tiempos y en todas las circunstancias, han florecido los mitos del hom­bre; han sido la inspiración viva de todo lo que haya po­dido surgir de las actividades del cuerpo y de la mente humanos. No sería exagerado decir que el mito es la en­trada secreta, por la cual las inagotables energías del cosmos se vierten sobre las manifestaciones culturales humanas. indian mixLas religiones, las filosofías, las artes, las formas sociales del hombre primitivo e histórico, los primeros descubrimientos, científicos y tecnológicos, las propias visiones que atormentan el sueño, emanan del fundamental anillo mágico del mito.

Lo asombroso es que la eficacia característica que con­mueve e inspira los centros creadores profundos reside en el más sencillo cuento infantil, como el sabor del océano está contenido en una gota y todo el misterio de la vida en el huevo de una pulga. Porque los símbolos de la mito­logía no son fabricados, no pueden encargarse, inventarse o suprimirse permanentemente. Son productos espontá­neos de la psique y cada uno lleva dentro de sí mismo, intacta, la fuerza germinal de su fuente.

¿Cuál es el secreto de la visión eterna? ¿De qué pro­fundidades de la mente se deriva? ¿Por qué la mitología es la misma en todas partes, por debajo dejas diferencias de vestidura? ¿Qué nos enseña?

(…)

El inconsciente manda a la mente toda clase de brumas, seres extraños, terrores e imágenes engañosas, ya sea en sueños, a la luz del día o de la locura, porque el reino de los humanos oculta, bajo el suelo del pequeño compartimiento relativamente claro que llamamos conciencia, insospecha­das cuevas de Aladino. No hay en ellas solamente joyas, sino peligrosos genios: fuerzas psicológicas inconvenien­tes o reprimidas que no hemos pensado o que no nos hemos atrevido a integrar a nuestras vidas, y que pueden perma­necer imperceptibles. perseo cellini Pero por otra parte, una palabra ca­sual, el olor de un paisaje, el sabor de una taza de té o la mirada de un ojo pueden tocar un resorte mágico y enton­ces empiezan a aparecer en la conciencia mensajeros peli­grosos. Son peligrosos porque amenazan la estructura de seguridad que hemos construido para nosotros y nuestras familias. Pero también son diabólicamente fascinantes por­que llevan las llaves que abren el reino entero de la aven­tura deseada y temida del descubrimiento del yo. La des­trucción del mundo que nos hemos construido y en el que vivimos, y de nosotros con él; pero después una maravi­llosa reconstrucción de la vida humana, más limpia, másatrevida, más espaciosa y plena… ésa es la tentación, la promesa y el terror de esos perturbadores visitantes noc­turnos del reino mitológico que llevamos adentro.

(…)

Cuando volvemos, con esta imagen en la mente, a con­siderar los numerosos rituales extraños que se informa tuvieron lugar en las tribus primitivas y en las grandes civilizaciones del pasado, resulta claro que su finalidad y su efecto real era conducir a los pueblos a través de los difíciles umbrales de las transformaciones que demandan un cambio de normas no sólo de la vida consciente sino de la inconsciente. Los llamados ritos de “iniciación”, que ocupan un lugar tan prominente en la vida de las sociedades primitivas (ceremoniales de nacimiento, nombre, pubertad, matrimonio, entierro, etc.), se distinguen por ser ejercicios de separación formales y usualmente severos, donde la mente corta en forma radical con las actitudes, ligas y normas de vida del estado que se ha dejado atrás.Después sigue un intervalo de retiro más o menos prolongado, durante el cual se llevan a cabo rituales con la finalidad de introducir al que pasa por la aventura de la vida a las formas y sentimientos propios de su nuevo estado, de manera que cuando, finalmente, se le considera maduro para volver al mundo normal, el iniciado ha de en­contrarse en un estado similar al de recién nacido.

(…)

…la primera misión del héroe es reti­rarse de la escena del mundo de los efectos secundarios, a aquellas zonas causales de la psique que es donde residen las verdaderas dificultades, y allí aclarar dichas dificulta­des, borrarlas según cada caso particular (o sea, presentar combate a los demonios infantiles de cada cultura, local) y llegar hacia la experiencia y la asimilación no distorsionada de las que C. G. Jung ha llamado “imágenes arquetípicas”. Éste es el proceso conocido en la filosofía hindú y budista como viveka, “discriminación”.

rey-mono-de-chinaLos arquetipos que han de ser descubiertos y asimila­dos son precisamente aquellos que han inspirado, a través de los anales de la cultura humana, las imágenes bási­cas del ritual, de la mitología y de la visión. Estos “seres eternos del sueño” no deben ser confundidos con las figuras simbólicas personalmente modificadas que apare­cen en las pesadillas y en la locura del individuo todavía atormentado… El sueño es el mito personalizado, el mito es el sueño despersonalizado; tanto el mito como el sueño son simbólicos del mismo modo general que la dinámica de la psique. Pero en el sueño las formas son distorsio­nadas por las dificultades peculiares al que sueña, mientras que en el mito los problemas y las soluciones mostrados son directamente válidos para toda la humanidad.

El Héroe de las Mil Caras

(Joseph Campbell)

3 thoughts on “El Héroe de tus sueños has de ser tú

  1. Pingback: El Trompo en el Goban – El camino de la filé y el camino del héroe

  2. Pingback: Así de claro está - Juanjo Pina

  3. Pingback: El Trompo en el Goban – Clarinete

Deja un comentario si lo deseas