Piedra, papel y tijera en las artes marciales

(Traducido del artículo original en inglés de Justin Landers, aquí.

Publicado también en el blog de Fight Time)

Uno de los conceptos más interesantes de las artes marciales chinas es la teoría de “ti da shuai na”. Los profesores de Tàijíquán a menudo pasan por alto esto y muchas veces sólo es impartido por instructores de Gongfu tradicional. Pocos practicantes de Taijiquan han escuchado esto, y menos aún conocen la verdadera profundidad del significado detrás de esa teoría.

En primer lugar, vamos a examinar el significado de las palabras. “Tí” se refiere a técnicas de pierna o patadas, mientras que “da” se refiere a golpear con la mano ya sea abierta o cerrada. “Shuai” es la misma palabra que se encuentra en Shuai Jiao o lucha libre china, y se refiere a todas las técnicas de proyección. Mientras que “ná” se refiere a la misma palabra en Qín Ná y se refiere a las técnicas de ataque y bloqueo de articulaciones (grappling).

Asumo que todos conocéis el juego...

Asumo que todos conocéis el juego…

Piedra, papel o tijera

De forma superficial, esto parece ser una forma de categorizar la multitud de técnicas y aplicaciones que se encuentran en las artes marciales chinas. Si bien es cierto que estas categorías cubren todas las técnicas posibles empleadas en la lucha mano a mano, hay más en esto que etiquetar categorías. Estas agrupaciones están dispuestas para mostrar una lógica fundamental y profunda del funcionamiento del combate. En pocas palabras, se trata del “piedra, papel o tijeras” de las artes marciales chinas.

Kickboxing: no uses esa patada en la calle por si acaso

Kickboxing: no uses esa patada en la calle por si acaso

Para explicar esto, primero agruparemos patadas y puñetazos en una sola categoría, a la que llamaremos “kickboxing”. Entonces, vamos a comparar las técnicas de tres combatientes, cada uno experto en una sola categoría de “ti da shuai ná”.

El primero de nuestros combatientes imaginarios sólo entrena técnicas de kickboxing. Nuestro segundo artista marcial se especializa en la lucha libre, mientras que el tercer guerrero es un maestro de técnicas de agarre y bloqueo de articulaciones (grappling).

Para que el kickboxer sea efectivo (salvo con el uso de “fa jìn” del que hablaremos en otro artículo), tiene que mantener a su oponente a un brazo o pierna de distancia. Este rango permite a los puños o patadas del kickboxer extenderse por completo y lograr la máxima potencia. Si el oponente está demasiado cerca o demasiado lejos, las técnicas de nuestro kickboxer son inútiles.

Aquí es donde entra nuestro luchador.

Lucha libre olímpica, centrada en el derribo sin golpes

Lucha libre olímpica, centrada en el derribo sin golpes

Los luchadores deben acercarse a sus oponentes para ejecutar un derribo. Una vez que el oponente está en el suelo, el luchador puede emplear un llave o sumisión.
Por lo tanto, cuando nuestro luchador se arrima al kickboxer para derribarlo, este de repente descubrirá que sus golpes y patadas no tienen fuerza. También descubrirá rápidamente que es difícil salir de una inmovilización a patadas o puñetazos. Así que, una vez en el suelo, las técnicas del kickboxer son inútiles, mientras que el luchador tiene todo un arsenal de técnicas con las que hacer daño al kickboxer. Hemos visto muchos ejemplos “reales” de esto en MMA, cuando un habilidoso luchador de suelo consigue llevar al kickboxer a su terreno.

Grappling o Qinna: control y bloqueo de articulaciones

Grappling o Qinna: control y bloqueo de articulaciones

Cuando el luchador intenta esto en el grappler, sin embargo, se encontrará rápidamente a su vez en problemas. En el momento en el luchador llega a agarrar nuestro grappler, el luchador entrega sus dos brazos a su oponente, que puede torcer fácilmente una muñeca, un codo u hombro en una dolorosa llave.

Sin embargo, cualquiera que haya estudiado el grappling rápidamente da cuenta de que casi todos los luchadores tienen que utilizar las dos manos para un sólo brazo o pierna del oponente. Por lo tanto, si nuestro luchador intenta poner al kickboxer en un bloqueo articular doloroso, el kickboxer simplemente atacará el luchador con las manos libres (o el pie).

Al igual que en piedra, papel o tijeras, cada una de estas técnicas es eficaz contra uno de los tres, pero no contra los otros dos. Roca no puede derrotar a la roca, del mismo modo que no puede derrotar a papel. Pero pon piedra contra tijeras, y ganará siempre.

http://es.wikipedia.org/wiki/Familia_Gracie

“…descubrirá rápidamente que es difícil salir de una inmovilización a patadas”… sobre todo si te pesca un Gracie

Así que si el kickboxer es como nuestras tijeras metafóricas, nuestro luchador es la roca (sin doble sentido), y nuestro grappler es el papel.

Por lo tanto, cuando se entrenan aplicaciones de las técnicas de Taijiquan, es importante prestar atención a cada una de estas categorías, desarrollando habilidades de los tres: golpeos, derribos y grappling (agarre y control, luxaciones).

La mejor manera de emplear esto en el entrenamiento es comenzar a desarrollar aplicaciones de las tres categorías para cada movimiento de la forma. Tomemos como ejemplo la forma larga tradicional del estilo Yang de Taijiquan. Si eliminamos todas las técnicas repetidas de la forma, una lista de 108 (más o menos dependiendo de quién esté haciendo el recuento) el número de movimientos únicos de la forma se reduce a 37.

Esto es lo que pasa si te limitas. En los comentarios enlazo un combate que lo ilustra muy bien.

Esto es lo que pasa si te limitas. En los comentarios enlazo un combate que lo ilustra muy bien.

Esto significa que los practicantes del estilo Yang deberían estar trabajando en esas tres categorías con cada uno de esos 37 movimientos. Esta misma matemática puede ser utilizada para cualquier otro estilo de Taijiquan*.

Luego, para integrar este concepto de formación en su propia práctica, comienza con uno o dos de su movimientos favoritos de Taijiquan y practica una aplicación de cada categoría hasta que se convierta en una segunda naturaleza.

Una vez que hayas desarrollado un puñado de ellos, llévalo al siguiente nivel. En el medio seguro del empuje de manos, practica el ir de una técnica a otra. Recuerda que debes asegurarte de hablar con tu compañero de entrenamiento para que ambos seáis conscientes de lo que se va a enfatizar en la sesión (desde luego es bastante grosero golpear a alguien en el tuishou sin avisar). Luego, cuando puedas hacer esto con eficacia en el empuje de manos estacionario, es el momento de integrar estos conceptos al tuishou en movimiento.

Es importante recordar en este punto que otras teorías de combate básico no cubiertos por “ti da shuai ná” deben integrarse en la formación en este nivel también (tal vez desde una forma con pareja). Sin embargo, cuando esas teorías básicas de combate se combinan con los de “ti da shuai ná” y los principios del empuje de manos en movimiento, el resultado es el más alto nivel de entrenamiento de combate en Taijiquan, conocido como “Taiji sparring.”

Justin Landers, aquí.

(*de hecho quizá en parte por eso se repitan varias veces y no de forma exactamente igual, n. del tr.)

En fin, como otros esquemas simples esta una idea que sirve de referencia pero no es un mapa exacto: sobre todo hay que distinguir claramente los deportes -sujetos a reglas de combate- que sólo entrenan alguna de estas herramientas del concepto más amplio de arte marcial. ¿Qué os parece?

Las tijeras vencen al papel

Las tijeras vencen al papel

4 thoughts on “Piedra, papel y tijera en las artes marciales

  1. Pingback: Piedra, papel y tijera en las artes marciales - Filé Aesir

  2. Bastante interesante todo lo expresado aqui. Gracias.
    En mi opinión en los sistemas de combate o artes marciales convertidos en deporte prácticamente no existe el concepto “piedra papel y tijera” ya que como bien dices está muy sujeto a unas reglas, hay categorias de peso y es poco flexible.
    Este concepto opino que resume bien lo que es el uso de la distancia, adaptabilidad y el uso de las características de la propia persona.

    • Gracias por el comentario, ya se te echaba de menos;)

      Efectivamente, la cosa no es comparar sino evaluar el equilibrio de las propias capacidades, y no quedarse en una sola. Voy a añadir una foto al artículo que lo ilustra muy bien…
      Y bueno, esto que hablamos: mira para qué le sirvió a este taekwondista especializarse en patadas vistosas (la fiesta empieza en el minuto uno)

      • Si se pone el taekwondista más de lado acaba de espaldas, además mucho peor preparado físicamente en mi opinión. Y si, no le ha servido de mucho.
        ¿Algún video de MMA o similar relacionado con el artículo que te llamara la atención?

Deja un comentario si lo deseas