Qigong en el ojo del huracán

The_Eye_Of_Hurricane_18Escribo esto un rato después de una sesión muy potente que termina de abrir el curso de forma gloriosa. Una repentina granizada de fin de verano, un minimonzón refrescante, ha cedido un rato, justo para dejar hueco a la clase al aire libre, y conforme escribo estas líneas reanuda su marcha con más lluvia y viento.

Canta la lluvia y rugen los truenos, y conforme vuelven a arreciar tapan el rumor ansioso del tráfico lejano que rodea el pueblo evitando una rambla cuya existencia quiso negar un ayuntamiento, hay que decir que con poca obediencia por parte del agua. Y es que no se puede ser soberbio al negociar con los elementos.

Zhan Zhuang 04El agua, en el wuxing, se relaciona con el riñón, que moviliza el (chi) y almacena la esencia o Jing, tal como la base de la espalda se considera base mecánica del cuerpo, en pilates y cualquier otra disciplina que tenga en cuenta la biomecánica más básica, como cuestión anatómica.

El Zhan Zhuang es un capítulo importante en el libro del qigong o chikung, que además de la estructura y otras cosas desarrolla la sensibilidad, interna y externa. Y ya hemos dicho alguna vez que sentimos en base a contrastes. Por ello desde el principio hay que tener en cuenta la “energía” percibida en el entorno. Como el frescor ambiental en contraste con el calor que emanamos: algo especial cuando llegamos a sentir ese pequeño espacio de aire donde se mezclan, ampliando lo que creíamos que era la frontera de nuestro cuerpo.

Rayos en Murcia

Foto real de la tormenta de ayer en Murcia, gracias a Paqui Nadal

La relación con un entorno “cargado”, acelerado, dada nuestra tendencia a contagiarnos de las prisas y otras cosas, sobre todo de los humanos que nos rodean, es manejable cuando se tiene ya cierto trabajo hecho. Pero para cualquier principiante es interesante aprovechar un entorno con mucho movimiento y cambios pero en el que sea más fácil relajarse (mis alumnos “de interior” ya conocen el uso al respecto que le doy a la música). Aprendemos a ser un eje alrededor de lo que todo gira. El eje, la raíz de una acción, nunca se mueve.

Por ejemplo, después de la tempestad, como hoy, tras una breve granizada, con el cielo cubierto y rugiendo aún, el olor a lluvia y tierra mojada, el trajín de la gente en coche, despistada como hormigas tras el chaparrón…

… y en el centro, como en el ojo del huracán, sólo un árbol paciente
respirando con todo su ser.

autumn-red-leaved-tree

 

4 thoughts on “Qigong en el ojo del huracán

  1. Tendemos a pensar que actualmente estamos cada vez más alejados de la naturaleza con nuestras máquinas, el movimiento que nos imprimen y la sensación que nos provoca de desconexión con el ritmo más lento de los ciclos naturales. Ejemplo, las estaciones; y que vivimos en un mundo artificial o no natural, pero simplemente esta idea viene de la adecuada percepción de nuestros ciclos hormonales y fisiológicos en relación con otros día-noche, lunar, y/o estacional.

    Seguimos siendo naturaleza, elementos en proceso de movimiento pero si nos resistimos en contra del ciclo interno jugaremos a derrochar energía o vitalidad como cuando eramos mas niños y corríamos y saltábamos hacia el cielo como si quisiéramos volar sin pensar que todo lo que sube baja.

    Siempre podemos seguir sintiéndonos como niños, asombrándonos de todo cuanto nos rodea, incluidos nosotros mismos, con una visión fresca como despierta; ¿o es que dejamos de serlo alguna vez?

    La naturaleza tiene sus reglas de juego y para disfrutar es interesante conocerlas pero si te olvidas no te preocupes que “TU MADRE”se encarga de recordártelas cada día de tu vida porque la llevas dentro de ti, como una voz interior que te pregunta cómo te sientes y qué puedes hacer, y para escucharla hay que ponerle mucho cariño o desentenderte con consecuencias… pero lo bueno es que siempre está contigo… oirá tus quejas y dolores(tu=mente) y siempre cuando quieras la podrás volver a oír quizá ésta vez con alguna moraleja…

    Hasta cuando tú quieras.

    • Eso es, somos naturaleza queramos o no, con todo lo que eso conlleva, y nos gusten sus leyes o no, más vale aceptarlas.

      Tanto en la ciencia como en el taoísmo o cualquier otra actividad que pretenda entender el mundo con cierta sensatez, lo primero es la observación. Y para eso mejor quitarse de en medio, es decir, mirar como desde fuera, advirtiendo y minimizando la distorsión que imponen nuestros sesgos de percepción y cognitivos. Callarse para escuchar y dejar de opinar para entender.

      Gracias por el comentario, nos vemos en clase.

  2. Pingback: Después del retiro de julio... - Magia NormalMagia Normal

  3. Pingback: Sobre la escucha | Magia Normal

Deja un comentario si lo deseas