Sobre el Ejercicio y la Moda

Como decía antes, se hace negocio a menudo vendiendo nuevos inventos que ni son inventos ni son nuevos. Nos venden un problema, como mal necesario en el mejor de los casos, y luego nos venden la solución.

No hablaré ahora de los cacharros de teletienda ni de otros productos cosméticos o nutricionales milagrosos -y de repente imprescindibles-, sino de lo que pasa ahora, tras el verano, como pasa en primavera con el cuento de la operación bikini.

Veo correr a la gente y me escuece el alma. Veo a chicas que no han corrido jamás haciéndolo por el asfalto, costosa pero inadecuadamente vestidas, sacando los pies hacia afuera y rompiéndose los meniscos, señores que siguen creyendo que forrarse en plástico es bueno o tiene algún sentido, valientes a las cuatro de la tarde botando penosamente mientras luchan por respirar.homer running Gente que a menudo ya se gasta una cantidad en una matrícula anual para un gimnasio al que irán esos dos meses (principio de curso, principio de año tras la navidad, rollo bikini y ya), donde tienen superdetodo de la muerte y puedes meterte a las clases que quieras, sin información adecuada ni asesoramiento, ni plan, ni monitores dedicados a los que se deje trabajar o se pague bien, en grupos inconstantes y masificados. No se me entienda que me meto con los gimnasios en general: todo puede hacerse bien y quien se sienta aludido que reflexione si le apetece.

“Es que hay crisis, y como sale más barato…”, me dicen algunos. Pues yo lo plantearía de otra forma: aprender es lo que sale más barato. Y si no consigues más que el cosmético y ya habitual “evadirse un rato” (del que hablaremos pronto) o un inconcreto “sentirse bien”, simplemente te han vendido una droga mediocre, adulterada y cara. La autonomía y una verdadera “educación física” (no lo que nos enseñaron en el cole, no las reglas del bádminton, con perdón del bádminton) son baratas: la información circula libre hoy en día, aunque perdida entre una nube masificada de falacias y tópicos obsoletos y negocios de diversa índole.

Ese sistema es rentable para alguien, como siempre pasa, en un esquema que reproducimos por habitual y aprendido, pero cuya apariencia de consistencia se desmorona en cuanto uno lo analiza crítica y honestamente.

Bien, señor negativo, ¿qué ofrece usted pues? Además de jugar, aprovechar trayectos, bici y perro si lo hubiere. Si no somos de ir solos, hacerlo algo social, quedar con gente. Aunque no nos olvidemos de ese mágico momento solitario… Ampliar rangos y escalas; usar lo pequeño, entrenando y jugando con lo cotidiano, que siempre está a mano, como lo de usar la mano no dominante para pequeñas tareas o aprovechar la limpieza. En definitiva, eliminar la frontera entre lo que es “deporte” y todo lo demás. Y si salís a correr por vuestra cuenta, o lo que sea que os apetezca hacer, observad y escuchar a vuestro cuerpo, y tened en cuenta que cualquier ejercicio puede ser practicado correcta o incorrectamente, y ser maravilloso o lesivo.

domadorUn entrenador personal no tiene por qué ser ese mastuerzo ridículo que hemos visto en la tele, que parece limitarse a gritar “¡¡VAMOS, MIERDECILLA, DIEZ MÁS, SIENTE EL DOLORRR!!”, ni un payaso con un polo que te enseña a jugar a pádel en exclusiva y por un dineral en un club de campo (con perdón también de los payasos).

Desde luego que puedes usar ese compromiso que impone un trato, pues te llamaré y te pediré cuentas, y te haré un seguimiento y te iré diciendo que viene después según tus objetivos. Y no estoy solo, pues por muchos consejos que pueda dar sobre temas afines, será útil y a veces necesario un repaso completo y profesional de dieta, control de lesiones, quizá un psicólogo, etc. Para esos colaboradores también es buena manera de trabajar, porque saben que ayudando a mis clientes además de ganarlos como clientes propios, verán su trabajo apoyado, complementado, y nunca caído en saco roto.

HowToRun

Quisiera animar a cualquiera que no desee o pueda trabajar conmigo, pero que comparta no obstante este enfoque o se sienta curioso o animado por él, a escarbar, desbrozar, estudiar, leer mucho, practicar, comparar, consultar y equivocarse más de una vez, durante un par de años o de lustros, y listo. Si os parece un poco demasiado y ya tenéis otra vida y otro oficio, tal vez os baste con acordaros de moveros y respirar, y usar las escaleras. Pero aquí me tenéis, y en todas partes debería haber otro freak del asunto como yo, si os queréis remangar y hacer cambios… ¡estaremos encantados de ayudar!

7 thoughts on “Sobre el Ejercicio y la Moda

    • No ves? a eso me refería, Juanjo. A relegar lo físico a los “huecos”, en vez de priorizarlo sobre la marisma de mierda que hacemos todos los días. Me temo que Miguel va a tener mucho trabajo con nosotros xD

  1. Somos analfabetos físicos. Y yo me incluyo, por supuesto. Creo que nuestra civilización no es de facto compatible con un estilo de vida saludable y una educación y ejercicio físico regulares. Sinceramente creo que el problema es de fondo.

    Tenemos la necesidad imperiosa de marcarnos en la agenda mil proyectos (de los que a final cumpliremos un 1% con suerte), lo que nos lleva a dejar un espacio reducido a eso que llamamos “ejercicio físico”. Y si le sumamos a esto la falta de un conocimiento básico sobre nuestra anatomía y una carencia generalizada sobre nuestro funcionamiento orgánico tendremos por respuesta la tendencia a buscar la vía rápida hacia el “éxito físico”, lo que a menudo se queda en la consecución momentánea de un estándar estético más que en un estado de salud físico real.

    O sea, dejamos lo físico en un lugar secundario, algo así como un sentimiento de deber, más que de disfrute y desarrollo personal. La poca gente que no sabe disfrutar de algún deporte (que es la forma más fácil de madurar lo físico) suele tener como únicos incentivos una pauta social estética marcada por las modas, o bien, una obligación casi médica por una situación más o menos grave.

    Yo, por ejemplo, he de decir que no maduré en el plano físico (y hasta en lo “espiritual” diría si nos ponemos pachamameros) hasta que no descubrí la escalada, que significó un vuelco en mi concepción limitada del deporte. Aquí vi una clara oportunidad de desarrollo a largo plazo, aparte del simple disfrute y evasión que suponía la actividad en sí. Significó para mí la motivación necesaria para madurar en ese plano, una motivación que resulta escasa y/o rancia en la mayoría de la esquizofrenia físico-cultural imperante.

    PD: Aún así sigo estando muy verde en muchos aspectos. Tenemos que quedar para hablar de taichi, ejercicio físico y demás historias. A ver si hablamos pronto. Buen post, Miguel! 🙂

    • Y mejor comentario. Has venido a decir lo mismo, pero agradezco otras formas de hacerlo, por mí y por quien pase por aquí.

      La escalada es un buen ejemplo de actividad que exige atención plena, con los efectos que esto tiene, aunque también es ejemplo de lo que no puede hacerse en cualquier momento y lugar…

      Pero no diría que “esta civilización sea incompatible”. Lo que pasa es que uno cambia de mundo sin cambiar de sitio cuando ve las cosas de otra manera (pregunta por su visión de la ciudad a un chaval que haga parkour). Yo vivo frente a un bloque de viviendas, y aunque el único contraste visible es que mi casa está en bajo, a veces parece que vivo en otro planeta…

  2. Hay un tema que está muy mal y es culpa del fútbol, el deporte rey, la gente casi ni le presta atención a lo que hay fuera del fútbol de la plebe, el ténis de los pijos y salir a correr que es efectivo y barato.
    Si la gente no tuviese la educación física como una asignatura obligatoria y realmente tuviesen esa oportunidad de probar deportes y descubrir algo que les gusta tendrían (a parte de un cuerpo en forma) la satisfacción de realizar un hobby usando el cuerpo, algo que es una experiencia maravillosa, la intensidad del ejercicio deportivo en el cuerpo, desarrollar maestría en un deporte…
    Algunos deportes como el buceo y el ciclismo te dan la sensación de volar, el subir paredes escalando, superar una pared que no podías y mirar desde lo alto de la montaña es orgásmico. Es algo que es de lo mejor que tienen los seres vivos y está ahí esperando a ser usado.
    Del baile ni hablo, por que la intensidad del abrazo del tango y lo que se comparte en esas 4 canciones es indescriptible.

Deja un comentario si lo deseas