Acción vs. ilusión (III de III)

(Leer parte Iparte II)
café mágicoEste post en tres partes empezaba marcando diferencias entre la manera de ver el mundo de aqui y la oriental, en especial desde el taoísmo más “terrenal”. Esto es importante si se quieren utilizar esas cosas sin malinterpretarlas a través de nuestro prisma occidental, si lo que buscamos es sacarles algo real en lugar de sólo darle un barniz a nuestras pretensiones superficiales de “espiritualidad”.

He acotado desde la negación, porque como decíamos, necesariamente definir algo implica dejar cosas fuera y otras dentro. Y nadie limpia las ventanas sin buscar activamente las manchas. Luego mira por ellas para ver el resultado y, si lo ha hecho bien, este debe ser el de no ver los cristales, sino a través. En fin, toca ser constructivo. Es decir, ¿para qué todo esto?…

Acabé diciendo ¡aquí es donde empieza la magia!”  Y bien, ¿por qué?

Porque cuando se miran estas diferentes formas de conocimiento sobre un asunto contruth view coherencia, no se genera una idea contradictoria para cada conveniencia, sino una sola amplia visión gracias a la multitud de referencias que se apoyan entre sí. Una visión siempre mejorable desde varios frentes de investigación, pero por eso mismo cada vez más amplia, más coherente y más certera.

A los enamorados de lo oriental como el Sr. Ye lo estaba de los dragones les invitaba a entender de forma coherente el taijitu. Un ejemplo maravilloso de lo acertada que puede ser la intuición del taoísmo más básico sería este, donde una vez más el gran Feynman nos echa una mano.

Otra cosa a favor del taoísmo es que no ataca la idea de libertad/autonomía porque no te quita nada tuyo.

Cuando ya entiendo realmente el proceso de elaborar cerveza del que hablábamos aquí, puedo trascender el método de ensayo y error, y hacerla a mi gusto o aprovechando los ingredientes a mi disposición. Esta trascendencia es algo muy nuestro como humanos, y hace peligrar la posición de los mercaderes de promesas espirituales, que por ello atacan cuanto pueden esta forma de conocimiento.

Que no te vendanDe modo análogo al de la cerveza, si sabes cómo funcionas tú, puedes hackear (en el correcto sentido de usar y compartir el conocimiento, la inteligencia y el ingenio para extender capacidades) tu desarrollo de forma autónoma, lo que viene a ser hacerte responsable. Y no es necesario conocer todos los mecanismos: simplemente yo sé que si no duermo luego tendré sueño. Sí me conviene comunicarme constantemente con personas que saben más que yo, cada uno de lo suyo. Por eso es autónomo, no independiente, y en justicia debes compartir tu logros, calibrándolos además al hacerlo.

De modo que sí, entender las necesarias reglas del juego. Surfearlas si quieres. Pero un surfero “monta” la ola, no deja de reconocer su grandeza, no se cree superior a ella. Y más le vale no subestimarla, porque perderá. Hay que surfear la realidad tal como es, cocinar con los ingredientes que tienes, no con los que desearías tener.cubo-de-rubik-en-2-pasos

“Resolver” el cubo de rubik desmontándolo, o cambiándole las pegatinas, vale solo si el objetivo es verlo acabado. ¿Pero sería ese el objetivo en ese caso?. Hay técnicas para resolver el cubo. Y son mas difíciles de aprender que lo de las pegatinas. Pero es lo que hay si quieres el beneficio. La “magia” siempre tiene su precio.

Hay que saber hacer caso a profesionales para hacer ciertas cosas bien, claro. Pero no es que mientras no vayas al psicólogo no estés teniendo vida psicológica, o que mientras no vayas al nutricionista no tengas dieta, o que no puedas cambiar una rueda sin llamar al servicio de atención en carretera. De una u otra forma, vives sin ellos la mayor parte del tiempo. Y si no es así, si para todo cuentas en todo momento con las instrucciones precisas de otra persona, tienes un problema.

No quiero ni necesito pues convencerte de que tomes el poder, de que decidas por ti mismo y todo eso. Sólo te digo que te guste o no, de una u otra forma, ya lo estás haciendo. Y aunque trabajes en equipo, tu parte de la tarea seguirá siendo tuya.

En la visión ecuánime del taoísmo práctico, como de la ciencia, se renuncia al orgullo de creerte más que el propio cosmos, a cambio puedes tener el gozo de reconocerte parte. Pero no es más dulce que el té solo: hay que aprender a sacarle el gusto.

Lo que hagas con eso, cómo te hagas responsable del uso de esas herramientas, te enfrenta a otra vuelta de tuerca.
Gildarts_starts_a_new_journey

Ultraespiritualidad pendeja

cadena okComo sé que a muchos de mis amigos -¡e incluso lectores!- no les gusta demasiado leer (qué le vamos a hacer), os traigo algo más divertido y ligero que refleja bastante bien buena parte del espíritu de MagiaNormal y del retiro que haremos en julio.

Son un par de vídeos breves que ayudan a dejar en claro algunos aspectos de la “nueva espiritualidad”, o al menos plantean desde el humor cierta reflexión que puede ser todo lo profunda que queráis.

Uno es de J.P. Sears, a quien parece ser que como a mí le interesa el desarrollo personal pero no entendido de cualquier manera. Tiene en youtube su canal propio con otros vídeos (no subtitulados), algunos igual de divertidos y con los que puedo estar de acuerdo, otros quizá no tanto, pero en cualquier caso este es buenísimo y es digno de conocer.

Y el otro del escritor, actor y director mexicano, Odín Dupeyron (aunque en el vídeo ponga David) que quizá hayas visto ya porque ha dado muchas vueltas, pero que… en fin, se explica solo. No os cortéis, decidme qué os parecen.

La primera cerveza

Imaginemos.

Hace un buen puñado de siglos, alguien se dejó abierto el recipiente donde guardaba el grano, y la lluvia cayó dentro. Aquello fermentó, pero no era tan fácil conseguir comida para ese hombre como para tirarla sin más aunque estuviera pocha. De modo que, con el valor que da el hambre, se decidió a probarlo descubriendo una embriagadora experiencia muy interesante. ¡Debía de ser un regalo de los dioses!

ancient-egypt-beerDeterminado a ver si podía repetir la experiencia, pudo intentar recordar todo lo que dio lugar al brebaje. La orientación del recipiente, la fase de la luna, el tipo de grano… Y en fin, hoy tenemos cerveza, por hacer la historia corta. Pero se tardó mucho en saber a qué se debía eso de la fermentación. Seguramente el procedimiento se fue afinando por ensayo y error desde mucho antes de los asirios y los egipcios, que ya tenían cerveza.

Podría decirse entonces que no es necesario saber nada de las levaduras o enzimas para conseguirla. El problema es que el método de “ir probando” no da lugar con facilidad a un entendimiento general que pueda servir a otros propósitos, no facilita tampoco una respuesta óptima, y además es muy lento y costoso. Cuántas generaciones tras ese hombre imaginado pudieron andar preocupándose por esa fase de la luna, orientación, cánticos etc, como parte del proceso, hasta darse cuenta de que la mayoría de la “receta” era innecesaria.

No sólo innecesaria, sino que a veces nociva: al considerarse asunto divino el sacerdote de turno podría exigir una parte, por ejemplo. Con esta misma lógica, creer en que este mundo funciona gracias a otro mundo paralelo en el que, digamos, se me prometen cosas estupendas -a abonar tras mi muerte-, podría llevarme ya no solo a pagar un tributo innecesario, sino a pagar con mi vida o las de otros. No voy a desarrollar ejemplos de esto, jueguen ustedes que seguro conocerán muchos en ámbitos diversos, desde la política hasta el software.

De modo que, si en lugar de entender cómo funciona algo me quedo con cualquier explicación que me den, con tal de que funcione de forma aceptable, tendré al menos dos problemas:

voltaire creer1- Alguien puede incluir alguna premisa irreal y no podré darme cuenta. Abusarán de mí gracias a ella, pues un enunciado que incluya falsedades puede llevar a cualquier conclusión (“si dos más dos son cinco, yo soy el Papa“).

2- No podré mejorar, cambiar o adaptar la receta. Siempre seré esclavo de un ritual que en sí no aporta nada al resultado que busco, y me tendré que conformar con lo que salga.

¿Se os ocurren más?

El ejercicio como realización humana

Es lícito preguntarse siempre por qué hacemos lo que hacemos. El ejercicio no es cosa de moda aunque hoy por hoy sea un producto más de consumo. Siempre ha estado ahí y lo llevamos con nosotros.

Sencillamente, hemos evolucionado adaptándonos a un medio desde nuestra condición animal. El entorno urbano es demasiado reciente como para que no nos resulte extraño movernos entre sus limitaciones.niños jugando

Cuando hablamos de “realización” no nos referimos a otra cosa que a la práctica activa de la propia naturaleza, y esta incluye un movimiento mucho más abierto y amplio que el de las máquinas de un gimnasio, aparatos que se inventaron para rehabilitar personas enfermas.

Y los que no creemos en una separación real de mente y cuerpo contamos con que siempre será más completo un ejercicio que incluya la oportuna atención e implicación con el entorno. Para mí tiene más sentido correr para llegar a la cima de un monte, que hacerlo en círculos contando vueltas y calorías, o en una cinta con los auriculares puestos.

Este vídeo, minidocumental de una serie que la BBC encargó a David Attenborough para rellenar huecos de programación, lo expresa mejor que yo. Este se supone que es el primer sistema utilizado por los primeros grupos de cazadores humanos en las praderas africanas de hace muchos milenios, y así lo siguen haciendo hoy. Propongo ponerse en el lugar de este digno hombre de las arenas del Kalahari, como él se pone en el lugar de la presa a la que honra al reconocerla respetuosamente como parte necesaria de sí mismo y no como objeto, y al reconocerse como parte del mismo cosmos en que ambos viven y luchan por su vida.

(Texto de la locución en español, en los comentarios)

A todos esos humanos, así como a todos los bichos que han evolucionado corriendo como forma de existencia, les debemos al menos una buena carrerica de vez en cuando.