Qigong en el ojo del huracán

The_Eye_Of_Hurricane_18Escribo esto un rato después de una sesión muy potente que termina de abrir el curso de forma gloriosa. Una repentina granizada de fin de verano, un minimonzón refrescante, ha cedido un rato, justo para dejar hueco a la clase al aire libre, y conforme escribo estas líneas reanuda su marcha con más lluvia y viento.

Canta la lluvia y rugen los truenos, y conforme vuelven a arreciar tapan el rumor ansioso del tráfico lejano que rodea el pueblo evitando una rambla cuya existencia quiso negar un ayuntamiento, hay que decir que con poca obediencia por parte del agua. Y es que no se puede ser soberbio al negociar con los elementos.

Zhan Zhuang 04El agua, en el wuxing, se relaciona con el riñón, que moviliza el (chi) y almacena la esencia o Jing, tal como la base de la espalda se considera base mecánica del cuerpo, en pilates y cualquier otra disciplina que tenga en cuenta la biomecánica más básica, como cuestión anatómica.

El Zhan Zhuang es un capítulo importante en el libro del qigong o chikung, que además de la estructura y otras cosas desarrolla la sensibilidad, interna y externa. Y ya hemos dicho alguna vez que sentimos en base a contrastes. Por ello desde el principio hay que tener en cuenta la “energía” percibida en el entorno. Como el frescor ambiental en contraste con el calor que emanamos: algo especial cuando llegamos a sentir ese pequeño espacio de aire donde se mezclan, ampliando lo que creíamos que era la frontera de nuestro cuerpo.

Rayos en Murcia

Foto real de la tormenta de ayer en Murcia, gracias a Paqui Nadal

La relación con un entorno “cargado”, acelerado, dada nuestra tendencia a contagiarnos de las prisas y otras cosas, sobre todo de los humanos que nos rodean, es manejable cuando se tiene ya cierto trabajo hecho. Pero para cualquier principiante es interesante aprovechar un entorno con mucho movimiento y cambios pero en el que sea más fácil relajarse (mis alumnos “de interior” ya conocen el uso al respecto que le doy a la música). Aprendemos a ser un eje alrededor de lo que todo gira. El eje, la raíz de una acción, nunca se mueve.

Por ejemplo, después de la tempestad, como hoy, tras una breve granizada, con el cielo cubierto y rugiendo aún, el olor a lluvia y tierra mojada, el trajín de la gente en coche, despistada como hormigas tras el chaparrón…

… y en el centro, como en el ojo del huracán, sólo un árbol paciente
respirando con todo su ser.

autumn-red-leaved-tree